Dios trae liberación

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
2 Timoteo 1, 7

La vida tiene sus desafíos, luchas, inconvenientes y problemas que hacen que vivamos muchas veces con pesadas cargas acumuladas en nuestro interior. Esa sumatoria de vivencias negativas y difíciles, seguramente han marcado y hecho de nosotros personas abatidas y deprimidas, llenas de temor y cobardia al pensar en el porvenir. Las experiencias del pasado nos marcan y nos hacen creer la mentira de que pueden volver a repetirse en el futuro.

Es por eso que el pasaje de este día puede darnos una nueva perspectiva de vida. El Señor le ha dado a cada uno de sus hijos, no un espíritu de cobardia o temor sino de poder, amor y dominio propio.

El poder nos ha sido dado para que podamos ser sanados interiormente de las cosas del pasado, podamos vivir el presente en forma victoriosa, y enfrentar el futuro con buena esperanza.

El amor ha sido dado para que nuestras memorias negativas, o sucesos que nos hayan sucedido con personas que nos han engañado, lastimado, difamado o traicionado, sean borrados y no quede en nosotros ningún resentimiento rencor u odio.

El dominio propio, que literalmente significa tener una mente disciplinada o una imaginación saludable, nos ha sido dado para que todas esas memorias tristes y destructivas del pasado sean borradas del “cassette” de nuestra memoria y sólo podamos recordar la bondad revelada de Dios en nuestras vidas.

Si queremos ser personas libres de las memorias del pasado, vivir en victoria en el presente, y enfrentar el futuro con sabiduria, necesitamos la poderosa ayuda de nuestro Dios a través de su Espíritu Santo. El hará en nosotros lo que nosotros no podemos hacer.

Para recordar:
El Señor me ha dado espíritu de poder, amor y dominio propio para vivir exitosamente.

Oración:
Señor: Quiero vivir sin cargas del pasado, para vivir bien en el presente y enfrentar el futuro victoriosamente. Me aferro a ti en este día y te pido más de tu poder, el poder de tu Espíritu Santo, para que haga en mi lo que yo no puedo hacer. Gracias Jesús.

Extraído de Aliento del Cielo para cada día

Leer más:
- Tomar nuestra cruz
- Valentía

About these ads
Esta entrada fue publicada en Amor, Coraje, Crecimiento personal, Dominio de sí, Esperanza, Libertad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s